Efectos del alcohol sobre el organismo

Posted on

El etanol es absorbido por un proceso de simple fusión a través de la mucosa gastrointestinal en diferentes grados según el tipo de bebida alcohólica : las destiladas son absorbidas más rápidamente que el vino y la cerveza.

Los alimentos ingeridos conjuntamente con las bebidas alcohólicas enlentecen su absorción. El hígado es el órgano principal donde se realiza el metabolismo del alcohol, aunque el 20% se metaboliza en otros órganos como los riñones y los músculos.

El etanol no puede ser convertido en glucosa o aminoácidos, pero sí una parte puede convertirse en grasa.

El alcohol no requiere insulina para su metabolismo, y el exceso de energía derivada del mismo se almacena en forma de grasa.

Ingerido de manera excesiva, el alcohol circula por todo el organismo, teniendo una afinidad especial por el cerebro e inhibe la facultad de las células cerebrales para formar proteínas y ácido ribonucleíco, sustancias que juegan un papel fundamental en las funciones de aprendizaje y de la memoria.

Hipoglucemia. El alcohol induce a la hipoglucemia dentro de las 6 a 36 horas de su ingestión, particularmente en aquellos individuos que no consumen alimentos a la vez, por ejemplo, la ingestión de 60 gr. de licor en ayunas, que contiene entre 20 y 25 gr. de etanol, es suficiente para provocar hipoglucemia, la cual es refractaria al glcucagón, no pudiendo éste, por lo tanto, contrarrestar el efecto hipoglucemiante del alcohol.

El alcohol aumenta la respuesta insulínica, incrementando la cantidad de insulina en el plasma, a la vez que causa un empeoramiento indirecto para la formación endógena de glucosa. Este fenómeno se ha demostrado tanto en el individuo sano como también en los diabéticos tipo II.

Hiperglucemia. La ingestión de dosis elevadas de alcohol puede provocar una pequeña y transitoria hiperglucemia, seguida varias horas después de un descenso que lleva a la glucemia a cifras por el debajo del nivel normal en ayunas.

Lípidos sanguíneos. El excesivo consumo de alcohol puede conducir a una hiperlipoproteinemia, particularmente en los diabéticos y en aquellos individuos que tienen una predisposición genética. El abuso de bebidas alcohólicas conduce a un gran aumento de los triglicéridos y del colesterol. En cambio, un consumo moderado produce un aumenta de las HDL.

El vino es considerado como un agente antiviral efectivo a causa del tanino y fenoles polimerizados contenidos en la piel de las uvas utilizadas en el proceso de fermentación.

Se ha demostrado que in vitro los virus de la poliomielitis, del herpes simple y varios otros que causan alteraciones gastrointestinales son inactivados por incubación con vino.

Los vinos contienen cantidades significativas de fenoles: Tintos, alrededor de 2.200 mg/l, y blancos, solamente 260 mg/l.

Así que prudencia con el alcohol…

Si quieres aprender herbodietética pincha aqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s