Monografico: Espondilitis Anquilosante

Posted on

Para todas aquellas personas afectadas por Espondilitis Anquilosante y para profesionales de la reflexología va dirigido esta serie de artículos que en ningún caso pretenden sustituir la oportuna consulta y asesoramiento médico.

La Espondilitis Anquilosante o Anquilopoyética (EA) es una enfermedad clasificada como reumática que causa inflamación de las articulaciones de la columna vertebral y de las sacroilíacas, fundamentalmente.

Puede manifestarse como episodios aislados de dolor lumbar, o, en su forma mas grave, afectar a toda la columna y a las articulaciones periféricas, ocasionando dolor en la columna y en las articulaciones, rigidez vertebral, pérdida de movilidad y deformidad articular progresiva. En ocasiones puede acompañarse de manifestaciones extraarticulares, como inflamación en los ojos o en las válvulas del corazón.

La EA pertenece a un grupo de enfermedades que afectan al raquis, llamadas Espondiloartropatías. En este grupo, además de la EA se incluyen el Síndrome de Reiter, algunas formas de Artropatía Psoriásica y la Artropatía asociada a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

¿Cual es su causa?:

La causa de la Espondilitis Anquilosante es desconocida, pero todas las espondiloartropatías comparten un marcador genético común, HLAB27, que aparece en la mayoría de los individuos afectos. En algunos casos, la enfermedad aparece en estos pacientes predispuestos después de exposición a una infección intestinal o del tracto urinario.

Impacto en la población:

Afecta, aproximadamente, a 1 de cada 1000 habitantes. Típicamente comienza en la adolescencia o en la juventud, y su incidencia es mayor en los hombres que en las mujeres, presentando éstas, además, una enfermedad más leve. Su incidencia también varía en los distintos grupos raciales.

Diagnóstico:

La base del diagnóstico de la Espondilitis Anquilosante, son los síntomas referidos por el paciente y las alteraciones observadas por el médico en la exploración física. Con frecuencia se retrasa el diagnóstico porque se atribuyen los síntomas de la enfermedad a otros procesos más comunes, que afectan a la región lumbar.

El dolor nocturno y la pérdida de movilidad en la región lumbar, son manifestaciones precoces y comunes de la EA.

Aunque la mayoría de los casos, los síntomas comienzan en las zonas lumbar y sacroilíaca, suelen afectarse también los segmentos cervical y dorsal de la columna. La artritis también puede afectar a las grandes articulaciones periféricas (hombros y caderas) y también dedo gordo del pie y talones.

Algunos pacientes tienen inflamación ocular y, en los casos mas graves, puede observarse afectación de las válvulas cardíacas. En ocasiones, la espondilitis anquilosante puede preceder al desarrollo de una enfermedad inflamatoria intestinal y algunos pacientes presentan fiebre elevada, fatiga, pérdida de peso y anemia.

Otras enfermedades viscerales u óseas, pueden remedar a las Espondiloartropatías y deben ser distinguidas de ellas: la evaluación analítica puede demostrar inflamación, anemia o positividad del HLAB27. Las radiografías y gammagrafías óseas pueden mostrar cambios característicos.

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?:

Los síntomas de la EA tienden a aparecer y desaparecer por períodos de tiempo. A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes aunque cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de espalda, que suele ser más intenso durante el descanso nocturno
  • Rigidez por la mañana temprano
  • Posición encorvada como reacción al dolor de espalda (al inclinarse hacia delante el dolor tiende a aliviarse)
  • Columna vertebral rígida e inflexible.
  • Incapacidad de respirar profundamente, si las articulaciones entre las costillas y la columna vertebral están afectadas
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fatiga.
  • Fiebre
  • Anemia
  • Dolor en las articulaciones
  • Leve inflamación de los ojos.
  • Daño de algunos órganos, como el corazón, los pulmones y los ojos

Los síntomas de la espondilitis anquilosante pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

(CONTINUARÁ)

Un comentario sobre “Monografico: Espondilitis Anquilosante

    Natalia Estrada Cura escribió:
    marzo 5, 2010 en 5:46 pm

    Hola mi nombre es Natalia Estrada Cura , tengo 29 años soy de Pehuajo,Buenos Aires Argentina y hace 12 años que me diagnosticaron EA, en un año y medio se me fusionaron todas las vertebras del cuello, dejándome sin movilidad en la parte cervical. Ahora estoy bajo tratamiento para que la enfermedad no avance. Mi pregunta es sí hay alguna posibilidad de realizarme una operación para separar las vertebras. Los médicos de acá me han dicho que no se puede operar ya que soy muy joven y que la operación es muy riesgosa. Que opinan ustedes ?. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s